';

Cómo el Big Green Egg conquistó Europa

Cómo el Big Green Egg conquistó Europa

Wessel Buddingh’ es el CEO de Big Green Egg Europa. Desde la sede central en De Lier, Países Bajos, es responsable de la distribución del Big Green Egg en 44 países (de Albania a Suecia).
Pero no te conviertes en el líder de l
as barbacoas cerámicas de la noche a la mañana.
Esta nueva entrada del blog es una honesta reflexión sobre la intuición, los errores, el impulso y a veces la casualidad.

¡Sé siempre curioso!

Wessel todavía recuerda como si fuera ayer, la primera vez que vio un Big Green Egg, cuando profesionalmente se dedicaba a la importación de ladrillos.

Un buen cliente mío, Mathieu, acababa de visitar a sus suegros en Atlanta y éstos tenían un Big Green Egg. El propio Mathieu también quería uno, así que fue a la tienda Big Green Egg en Atlanta, que resultó ser la oficina central. El propio fundador de BGE, Ed Fisher estaba allí y le resultó gracioso que un holandés “loco” quisiera comprar un EGG, ya que en ese momento sólo los vendían en Estados Unidos. Ed Fisher le hizo un descuento a Mathieu ya que éste tuvo que transportarlo y montarlo. Cuando Mathieu me lo contó, me entró la curiosidad y fui a verle… Lo que me encontré no fue una barbacoa cualquiera…¿Qué era en realidad?

¡Sigue siempre su intuición!

Tras la primera experiencia cocinando con el EGG, una cosa quedó clara: donde las posibilidades de una barbacoa terminan, las del EGG comienzan.

Mi intuición me impulsó a actuar e inmediatamente cogí un avión a Atlanta. Casi sin darme cuenta, ya, tenía un contenedor lleno de EGGs en mi patio trasero. Todos los EGGs los vendí en un mes. El siguiente contenedor ya fue un poco más complicado venderlo. Por aquel entonces ya contaba con una red de distribuidores de chimeneas y estufas bien gestionada en Países Bajos, así que “inteligentemente pensé” utilizarla para la venta de los EGGs durante el periodo de verano. Pero, ¿conoces a alguien que compre una estufa en verano? Exactamente.

 

Degustar= creer = comprar.

Como con cualquier producto novedoso, primero hay que convencer al público acerca del valor añadido que aporta el producto, pero no se puede hacer de uno en uno, así que…

….me pasé todo el verano haciendo demostraciones en todas las ferias y eventos de jardinería y mobiliario de exterior. Fui de demostración en demostración, cargando con pollo y salmón para mostrar cómo estos ingredientes quedaban más jugosos en el BGE que en una barbacoa normal. Pero cocinar no es mi profesión, así que contraté a un gran chef, Robert Lobensteijn. Un tipo duro en apariencia debido a su peinado en “cresta”. En una cena a la que acudió Robert en casa de su admirado Jonnie Boer de De Librije, conversan y Jonnie le comenta que quiere introducir la barbacoa como técnica de cocina en su restaurante. ¡Qué coincidencia!

Comienza con los restaurantes líderes.

¡Tras esa conversación, Jonnie Boer realiza un pedido de 15 EGGs! Ya está, el EGG entra en los más destacados restaurantes. Esta estrategia también parece funcionar en todos los países, desde Rusia hasta Portugal. Empieza por los tops. La gastronomía y los chefs son nuestros embajadores, pero nuestro verdadero público son los amantes de la cocina, los foodies, la gente que aprecia el sabor. Lo bueno es que, si un cocinero te abraza, el resto lo hará automáticamente.

Aún me sorprendo cuando veo en la carta de un restaurante de primera en Moscú: “Elaborado en el Big Green Egg”. Nunca me acostumbro.

 

Abraza a tus embajadores.

A partir de ese momento, se hizo mucho más fácil. Porque si comes en el restaurante de Jonnie Boers, o en otro de primera, y pruebas un plato que ha sido preparado en el EGG, también quieres uno en casa. Es así de simple.

Al principio, yo mismo llevé los EGGs a las casas de la gente y fue una etapa en la que aprendí mucho, pues pude descubrir los detalles a los que los clientes dan importancia; servicio, por supuesto, pero también formar parte de una comunidad culinaria en la que puedan intercambiar recetas. Comencé a vender los EGGs a través de tiendas de cocina de alta gama y, ¡ya todo se convirtió en una locura!

El Big Green Egg se ha convertido en un elemento indispensable del mundo culinario. Sin embargo, una cosa nunca ha cambiado en todos estos años: nuestros clientes son nuestros embajadores. Ahora tenemos muchos miles de ellos. Y los protegemos celosamente. Porque ellos son los que cocinan y con su disfrute pueden inspirar a otros. Ha sido un largo camino hasta llegar dónde estamos, pero lo he disfrutado mucho, y aún lo disfruto!

Big Green Egg Spain