';

La versatilidad de los milenarios kamados